Cafú vive entrampado en una extraña contradicción. La de su oficio y su apariencia. Es peluquero, trabaja sobre la imagen de las personas. “Pero –dice– por mi imagen vivo preso”.

A sus 23 años, este morocho cordobés, como muchos jóvenes, usa el pelo rapado abajo, más largo arriba y con flequillo… a veces gorra. “Un día iba caminado con todas mis herramientas en la mochila y unos policías me pararon. Me dijeron que acaban de robar una peluquería y que, si lo que llevaba era mío, en adelante debía llevar papeles… Papeles de las tijeras. Eso nunca se vio”, se ríe ahora, mientras pinta banderas para la 7° Marcha de la Gorra, una de las manifestaciones mas convocantes de Córdoba, que se realiza cada 20 de noviembre.

Cada vez que un chico humilde cruza el límite de su barrio, es presa de las fuerzas del orden, que, invocando el artículo 98 del Código de Faltas, puede detenerlos por “Moerodeo”, una figura cuestionada por inconstitucional.

El que merodea, tiene un estigma: “Gorra, flequillo, tatuaje de Carlitos Jiménez, o otra banda, la ropa, también. Todo eso es una facha ‘preventiva’, que habilita al policía a detenerte, porque sos sospechoso”, explica Cafú, miembro de Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos, organizadores históricos del encuentro. Cafú, es el peluquero oficial de la marcha de la gorra. “Yo Hago muchos cortes ‘preventiva’. Sería bien cortito acá abajo –dice, mientras hace que se pasa una maquina por la nuca–. Tiene como una onda rati, pero con flequillo”, remata después.

Los “zarpado preventiva”, los estigmatizados la Policía cordobesa, son muchos. Los últimos datos oficiales son de 2011. Ese año hubo 73.100 aprehensiones en toda la provincia, lo que supone unas 200 diarias. O lo que es igual, una cada 8 minutos. Pero donde más se aplica el Código de Falta es en la capacitar. Las dos artículos más cuestionadas y usados del Código de Faltas son merodeo y escáldalo público (aplicada generalmente a prostitutas) cuya utilización aumentó en un 27 por ciento, entre 2009 y 2011.

La gran 7

Cafú recuerda el di que se hartó: “La estaba pensado mal. De cada tres veces que venía al centro, dos me llevaban. Un día ya me llevaron en mi barrio y detuvieron a mi hermano y entonces me acerqué al Colativo, para buscar ayuda”.
La Marcha de la Gorra es la expresión del grito de basta, a ese hartazgo que muchos chicos sienten, pero un grito que se dice con alegría, con expresiones artísticas. El 20 de noviemnre es el día que miles de jóvenes pueden pasear con su moda, por las calles del centro. El miércoles será la número siete. La consigna es “Tu seguridad nos limita, nuestra resistencia es infinita”, y como cada año, exigen al Gobierno Provincial que “respete la libre circulación de las personas” y que “cese el estado policial”, además de la “inmediata derogación del código de Faltas”.

Si quieres que nada cambie, has una comisión

En la legislatura d Córdoba existe desde hace dos años una comisión creada para revisar y modificar el cuestionado Código de Faltas. Solo en 2012 se realizaron escasas charlas informativas con abogados especialistas. El 2013, fue el año de la inactividad. Según se supo meses atrás, en todo el año la comisión no se reunió ni una sola vez, y sin embargo gastó más de 90 mil pesos del presupuesto que se le asignó.

No es merodeo, es paseo

La marcha concentrará en la esquina e Colón y Cañada a las 18, y culminará en la Plaza San Martin, un lugar neurálgico y simbólico, donde se realizan la mayoría de las detenciones. Allí habrá un festiva, con bandas locales.